miércoles, 9 de septiembre de 2009

LAS FINANZAS Y EL REINO DE DIOS

LAS FINANZAS Y EL REINO DE DIOS.

TEXTO BIBLICO: 2 Corintios 9:6-15


INTRODUCCION:

Cuando hablamos de Reino de Dios nos referimos al ámbito Cristiano evangélico; tomando en cuenta que un Reino no es más que el territorio o área en donde gobierna un Rey; de modo que nos referimos al ámbito evangélico o la iglesia de Cristo y todos sus componentes.

LA IGLESIA ES UN CUERPO ESPIRITUAL Y SOCIAL.

La iglesia de Cristo es el conjunto de vidas que han sido llamadas de afuera, del mundo, para servir a Jesucristo de todo corazón. Es el cuerpo espiritual de Cristo (1ra. Corintios 12:27). Sin embargo, también es un conglomerado social, por la razón de que todos sus integrantes, en vez de ángeles, son seres humanos, miembros de la sociedad. Es por eso que destacamos que es un cuerpo social, un conglomerado social con múltiples necesidades.

Por ser también un conglomerado social, tenemos que hacer vida social; pero, a diferencia, de los gentiles, nosotros somos gobernados por Dios; de manera que nuestro estilo de vida social debe ser dirigido de conformidad a la Palabra de Dios.

Así como existe una diferencia marcada en cuanto a hacer vida social entre un cristiano y un inconverso (no concurren las mismas fiestas, no comparten los mismos gustos); así tampoco debe ser el mismo régimen financiero; ya que hay un Dios que nos demanda como vivir para Él y nuestros bienes le pertenecen a Él.

LAS FINANZAS EN EL AMBITO CRISTIANO.

Dentro del ámbito de la familia cristiana existen algunos temas que son difíciles tratar. Un de ellos es las finanzas.

Finanzas, se refiere al conjunto de actividades que tiene que ver con el manejo del dinero; ya sean en las operaciones bancarias, mercantiles o bursátiles; así como también en el manejo directo del flujo de efectivo cotidiano por parte de cada ciudadano. Por ser entes sociales, estamos obligados a tener que buscar el dinero, así como también cumplir con las responsabilidades que conlleva manejar dinero (Lucas 20:24-25). Y cumplir nuestros deberes para con los nuestros, de hecho es un deber de todos buscar el dinero para proveer para los suyos y para los de su casa (1 Timoteo 5:8).


LA IGLESIA COMO CUERPO.

La iglesia de Cristo es un cuerpo, y como esta compuesta por seres humanos, por entes sociales; también debe tener un manejo financiero regular para su desenvolvimiento cotidiano y normal.

Por ser la iglesia de Cristo, no deja de tener compromisos financieros con la sociedad: pagar servicios (teléfono, energía, agua, etc.). Por ser la iglesia de Cristo no esta exenta de construir templos y darles mantenimiento.

FUENTES FINANCIERAS DE LA IGLESIA:

A - LOS DIEZMOS Y OFRENDAS DE SUS MIEMBROS.
B - EL TRABAJO DE RECAUDACION DIGNO.
C - OFRENDAS DIGNAS POR PARTE DE OTRAS INSTITUCIONES.


A - LOS DIEZMOS Y OFRENDAS DE SUS MIEMBROS.

La fuente financiera principal de la iglesia del Señor Jesucristo está fundamentada en los diezmos y las ofrendas de sus miembros. Los diezmos y las ofrendas están establecidas desde antes de la ley de Moisés; ya que los patriarcas lo hacían por medio de la fe, por agradecimiento (Génesis 14:20; 28:22); más adelante fue instituida en la ley de Moisés para los israelitas (Deuteronomio 14:22; Levítico 6:14).

El diezmo y las ofrendas tenían como finalidad principal bendecir la obra de Dios, ya que con estas, se mantenía el culto a Jehová, eso contradice la excusa que algunos utilizan para no bendecir el Reino de Dios con sus ofrendas y diezmos diciendo: “Dios no necesita mi ofrenda porque Él es el dueño de la plata y el oro”. Ciertamente, Dios necesita nuestras ofrendas y nuestros diezmos para mantener su obra aquí en la tierra (Números 18:19-21, Malaquías 3:10, Hebreos 7:5-9; 1ra. Corintios 9:11:14).

EL DIEZMO. Uno de los deberes como miembros, plasmados en los reglamentos de la mayoría de concilios o movimientos está el de Diezmar. En cuanto a la Biblia, en el período Bíblico el diezmo se daba por ley; sin embargo, en el período de la gracia, el diezmo se da por gracia y por fe. En la ley era condenado inmediatamente. En la gracia, quizás no sea condenado visiblemente, sin embargo, en el mundo espiritual sus finanzas sufren perjuicios.

Hoy en día, hay personas que, se han constituido en detractores del Reino de Dios, atacando directamente el cobro de diezmos de parte de las iglesias. Ellos se basan en que el diezmo es de la ley y la iglesia vive en la época de la gracia; destacan también que Jesús nunca autorizó el cobro de diezmo, que tampoco lo hizo el apóstol Pablo. Explicaremos eso.

Ciertamente la iglesia no vive, ni debe vivir bajo la cobertura de las Leyes mosaicas, por lo que no debe cobrar el diezmo amparada en la Ley de Moisés. Entonces ¿Por qué razón las iglesias reciben el diezmo? Las iglesias reciben el diezmo porque la primera vez que se mencionó el mismo, fue aproximadamente 500 años antes de la Ley de Moisés, posiblemente era una costumbre que ya estaba establecida, por el relato Bíblico (Gen. 14:20). Mas aun, hay evidencia que los caldeos, la nación de la que provenía Abraham, diezmaban mucho antes de este evento. Abrahán no pagó el diezmo porque una ley así lo determinara, sino por gracia, por fe, por agradecimiento al Dios altísimo; esta acción de Abrahán provocó que sus descendientes (Isaac y Jacob), lo entendieran como un deber consuetudinario, con lo cual honraban a Dios. Recordemos que Abrahán fue justificado por la fe (Rom. 4:3), la iglesia ha sido justificada por la fe (Rom. 5:1).

El diezmo en el Nuevo Testamento. Los detractores aducen que el nuevo testamento no habla, ni autoriza el diezmo; quiero destacar, primeramente sobre una figura llamada: limitaciones impuestas por Las Escrituras, que son dos clases: Limitaciones explicitas (algo directamente expresado) y La limitaciones implícitas (algo entendido, pero no directamente expresado en la Biblia). Un ejemplo de algo Explicito es: el cometer adulterio es pecado, porque la Biblia dice directamente que no adulteraras. También, un ejemplo de algo implícito es: no fumar, la Biblia no dice que no fumes, pero lo entendemos por el daño que produce al cuerpo.

El Diezmo, en el NT. Es una ordenanza implícita, es decir que no se ordena directamente.

- Jesús reconoció el diezmo (Mat. 23:23). El no reprendió a los líderes religiosos por diezmar, sino por dejar de hacer las cosas más importantes, a pesar de que diezmaban. Mas aun, Jesús dijo claramente: “esto era necesario hacer (lo mas importante de la ley), sin dejar de hacer aquello (diezmar).
- El Apóstol Pablo enseñó a las iglesias a dar de acuerdo con los principios comprendidos en el diezmo (1 Cor. 16:1-2). Por cierto, el instituyó:

a) que cada creyente apartara algún dinero.
b) cada domingo (periódicamente).
c) en proporción a lo que había ganado (y el diezmo es una proporción de ganancias).

- El escritor de los Hebreos nos habla, acerca de la entrega del diezmo de Abrahan, quien lo entrego a Melquisedec (tipo de Cristo). y agrega: "Y aqui ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero alli, uno de quien se da testimonio de que vive (Heb. 7:8). Recalcamos, La iglesia da su diezmo por fe, (cual Abraham), a Jesucristo, (Cual Melquisedec).

Por lo tanto, pareciera no haber mejor plan para dar sistemáticamente a Dios que la practica de diezmar como un mínimo. Entonces ¿no pueden instituir los líderes de la iglesia una proporción para sustentar el Reino de Dios?

Estos difamadores, también contrarrestan la institución del diezmo, por los supuestos sueldos de nuestros pastores, manejando la opinión publica con esto; ignorando completamente el trabajo constante y pujante de los “pocos” que han llegado a tener un sueldo, que ellos llaman lujoso. Ignoran también que la iglesia es la que, por lo regular, establece el ingreso de su pastor.

No nos dejemos engañar, son gente que cuya finalidad es contradecir para luego sacar partida con los disidentes, para formar su propio movimiento. Nótese que no hablan de otra cosa, sino del diezmo.

LAS OFRENDAS. Las ofrendas, en la ley, eran cuasi obligatorias, dentro de las cuales estaban los sacrificios de animales, de los que comían los levitas (Levítico 2:1-3 y 6:17); así como también la ley de las primicias (Deuteronomio 18:4).

También existían las ofrendas especiales. Eran aquellas que eran colectadas con la finalidad de realizar alguna labor extraordinaria o para cubrir una necesidad momentánea; tales como: la construcción del tabernáculo (Éxodo 35:4-9); la construcción del templo (1 Crónicas 29:5-8); la ofrenda para los necesitados o para los santos (1 Corintios 16:1-2)

B – TRABAJO DE RECAUDACION DIGNA.

La iglesia como institución terrenal también realiza diversas actividades o trabajos de recaudación de fondos para suplir dientes necesidades a las cuales no es ajena. Esos trabajos deben ser dignos, es decir que lo que se realice para recaudar fondos deberá ser lago digno, legal, legitimo y de buen nombre; algo que glorifique el nombre de Dios (venta de alimentos, conciertos, festivales, sorteos, tours, reinados, peajes, etc.). Dichos trabajos o labores pro fondos, son indignos cuando se contraponen a la Biblia, la moral, la ley o las buenas costumbres (juegos de Azar, venta de productos dañinos, etc.).


C – OFRENDAS DIGNAS DE INSTITUCIONES.

También, Dios permite que algunas instituciones, personas o empresas hagan donativos a su iglesia o a algunos ministerios; sin embargo, no todas las ofrendas de fuentes externas no siempre vienen de Dios, pues algunas son indignas, por ejemplo: aquellas que provienen de empresas de licores, tabaco, juegos de Azar, lavado de dinero y narcotráfico.


COMPROMISO FINANCIERO DE LA IGLESIA.

a) La iglesia tiene el deber de invertir en el Reino de Dios.
b) Tiene la Responsabilidad de proveer para su pueblo (Malaquías 3:10 b).
c) Debe tener un registro financiero organizado y pulcro.


DEBERES FINANCIEROS DEL CREYENTE.

Como ya hemos identificado, la fuente principal para el sostenimiento de la obra de Dios en la tierra, son los diezmos y las ofrendas. Estos diezmos y ofrendas provienen de sus miembros. Por lo que la responsabilidad financiera principal es el dar sus diezmos y ofrendas.

DAR SUS DIEZMOS.
DAR SUS OFRENDAS.
OFRENDAS ESPECIALES.


DIEZMOS. Ya hemos señalado que el diezmo es una obligación financiera del creyente, principalmente para el sostén de la obra de Dios. En la ley, Dios condenaba inmediatamente la falta del diezmo, ya que este era rigurosamente exigido por ley, pues era una medida impositiva estatal. En la gracia, el diezmo se da por gracia. Un acto de agradecimiento a Dios y a la vez para sostener la iglesia y los que trabajan en el Señor.

Aunque no damos el diezmo por ley, sino por gracia, no por eso dejamos de recibir consecuencias cuando faltamos a esa responsabilidad: las maldiciones financieras nos agobian muchas veces porque hemos abierto el cerco que el Espíritu Santo pone en nuestras finanzas. Hay que destacar que Jesús no abrogo la responsabilidad de diezmar (Mateo 23:23).

OFRENDAS. Nuestras ofrendas, sean ordinarias o especiales son muy esenciales para que la obra de Dios avance o para dignificar el nombre del señor (Proverbios 3:9)

OFRENDAS ESPECIALES. El creyente también debe participar en toda colecta especial y extraordinaria que se realiza; a esto es como se ha identificado como la siembra. La siembra y la cosecha es un principio bíblico (2 Corintios 9:6, 10) los israelitas sacaron este concepto de la labor de sus patriarcas, especialmente de Isaac en Génesis 26:12. Ciertamente Dios bendice a la que ofrenda, decimos que Dios lo bendice porque la Biblia dice que “ama al dador alegre” (2 Corintios 9:7).

FUENTES FINANCIERAS DEL CRISTIANO.

Ciertamente el cristiano, como ente social tiene que buscar dinero; pero, como seguidor de Cristo no buscara ni solicitara dicho dinero de cualquier forma o a cualquier costo.

El inconverso, por lo regular, es dominado por la filosofía de que el fin justifica los medios; y esta sociedad, enseña que hay que obtener dinero a cualquier costo. Que hay que prosperar de cualquier manera. Sin embargo, conforme a la Palabra de Dios, el cristiano debe conseguir el dinero dignamente.

Las fuentes financieras o de ingreso de dinero del cristiano deben ser dignas; de conformidad a la Palabra de Dios, pueden ser las siguientes:

a) Un trabajo Digno. La Biblia nos ordena que hay que trabajar. 1ra. Tes. 4:11-12; 2da Tes. 3:10; Trabajar en altar también es digno. 1ra. Tim. 5:17-18. Hay trabajos que no son dignos de un Cristiano (usura, ilegales, etc.)

b) Las bendiciones del Señor. La multiplicación divina en nuestras vidas.

c) Cualquier ofrenda digna.



¿PORQUE NO PROSPERAMOS?

1- NO LE DAMOS EL PRIMER LUGAR A DIOS. Hageo 1:1-6; Prov. 3:9-10
2- LA MALA ADMINISTRACION (Mateo 25:26-29.


LLEVANDO A CABO MI PRESUPUESTO.

1. Calcula cuánto recibes cada mes.
2. Calcular los gastos de cada mes.
3. Clasificar las necesidades:

a. Necesidades Reales y sentidas. [Diezmo, comida, renta, servicios, transporte, salud, deudas, contribuciones, entre otras.]
b. Necesidades de Lujos y Confort.
4. Restarle los gastos al dinero que recibimos y el resultado podrá ser nuestros ahorros. Cuando el resultado es negativo, debemos reducir dicho presupuesto.

Las necesidades reales y sentidas son aquellas necesidades con realmente son necesarias para nuestra subsistencia y la de nuestra familia; es decir, aquellas de las cuales podemos prescindir; por ejemplo, no podemos prescindir de la comida, del transporte, de la salud, etc.
Mientras que las NECESIDADES DE LUJOS Y CONFORT son las que no son realmente necesarias para nuestra subsistencia, aquellas que realmente podemos prescindir; por ejemplo, comprar helados, comer en restaurantes, comprar ropas demás, cambios de celulares, etc.

¿De que manera se debe distribuir el dinero?, ¿Qué cosas se deben comprara cada quincena?, ¿Qué cosas no son lo suficientemente importantes como para comprarlas en esta quincena? Estas y otras preguntas son muy comunes en los hogares. Ya sea que, sea un matrimonio con 25 años de casados o una pareja que recién empiezan su vida juntos. Casi todo nosotros necesitamos ayuda y orientación en esta área.

POR MEZQUINOS. Proverbios 11:24-25
El diablo nos hace creer muchas cosas para no ofrendar ni diezmar, nos convence de muchas cosas que nos roban la bendición de ser participe del avance de la obra de Dios en la tierra o de servir de ente para que el nombre de Dios sea glorificado cuando bendecimos a otros. Dentro de esas cosas que el enemigo nos convence están las siguientes:

1. QUE NO TENEMOS. Todos tenemos algo que dar. Nadie están rico que no pueda necesitar ni tan pobre que no pueda dar.
2. QUE NO GANAMOS LO SUFICIENTE. Una de las pruebas o retos que tenemos muchas veces es cuando le creemos a Dios y sacamos tiempo para dar para Dios. Dios no mira la cantidad, mira la disposición del corazón cuando ofrendamos para Dios (Marcos 12:41-44).
3. QUE HAY MALA ADMINISTRACION. Ciertamente esta es una de las razones por las cuales mucha gente cierra su corazón para ofrendar o diezmar; sin embargo, Dios ama y bendice al corazón que da, no dependiendo del destino de las ofrenda. Dios condena a los lideres que mal administran las finanzas, pero no excusa a aquel que no da bajo esta excusa. Dios miro con agrado la ofrenda de la viuda, sin embargo los sacerdotes no estaban administrando eficazmente en ese momento, incluso mataron a Jesucristo.

CONCLUSION.

Las finanzas en el Reino de Dios es una parte fundamental para el avance de la iglesia de Cristo.
La Biblia nos exhorta a que seamos generosos. Proverbios dice que honremos a Jehová con nuestros bienes (prov. 3:9). También, nos dice en Proverbios 11:24:-25 “Hay quienes reparten, y les es añadido más; Y hay quienes retienen más de lo que es justo, pero vienen a pobreza”. 25 “El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado”.

Se cuenta que Un día a la entrada de una Iglesia cristiana, apareció un aviso que decía: "Con profundo dolor comunicamos la muerte de la Iglesia. El funeral será el próximo domingo a las 10 AM". El domingo la Iglesia estaba llena. Nunca se había visto tan llenísima. El Pastor colocó el féretro en la plataforma junto al pulpito, sobre una base de bronce rodeada de muchas flores.

Al final de la predicación, en tono melancólico el Pastor, dijo: "Amados hermanos, nuestra Iglesia ya no puede resucitar, no soy Dios ni tengo poderes sobrenaturales, pero voy a hacer el último esfuerzo por esta Iglesia. Mientras ore con la mayor fe posible, quiero que vayan pasando en fila de, uno en uno, para ver el cadáver.

El Pastor abrió el ataúd. Todos con mucha lentitud, curiosidad y expectativa hicieron el desfile y al pasar ¡Que sorpresa! En el fondo del ataúd había un espejo largo que proyectaba el rostro de cada uno.

Las puertas del Hades nunca prevalecerán contra la Iglesia espiritual, pero las manos que retienen su apoyo a la Iglesia local le pueden hacer el funeral. Te pregunto: ¿Qué rostro proyectaría el espejo del ataúd respecto a tus ofrendas? En 2 Corintios 9:7 Pablo nos habla de dos rostros, dice: Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.

Imagínate que el espejo del ataúd fuera Dios, que al ver tu mirada, el Señor dijera: "Que tristeza" - siguiente- "Que alegría". ¿A quién ama Dios? Al que da con alegría. Los dos rostros de la Iglesia son el hermano tristeza y la hermana alegría. La tristeza es la expresión de un funeral, pero la alegría es la expresión de una resurrección. Te pregunto: ¿Qué quieres ver de tu Iglesia: Funeral o resurrección?

Dejemos usar para ser de aquellos que sostienen y empujan el Reino de Dios aquí en la tierra con nuestras finanzas.


MINISTRO HILARIO BALIO

Predicado en la Asamblea de Dios Piedra del Angulo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada